La religión, el cristianismo y lo parapsicólogo

Antes del pecado original, cuerpo y alma estaban indisolublemente unidos, de tal modo que pasábamos del paraíso terrenal al cielo en un estado llamado de dormición. La Santísima Virgen, al morir fue asunta (Asunción de María) en cuerpo y alma al cielo en ese mismo estado de dormición, pues ella fue elegida por Dios par ser madre de Jesús y la exceptuó del pecado original.

Alma
Cuerpo

Después del pecado original, la unión entre el cuerpo y el alma ya no es perfecta, queda una hendidura, un espacio. Esa zona es la sede de facultades paranormales del hombre, es naturaleza humana, es lo más primitivo que traemos; no tiene nada que ver con dones como muchos confunden y creen tener; simplemente es una falla de la naturaleza humana, consecuencia directa del pecado original.

Puerta del Alma

A esa zona, ese espacio, la llamo puerta del alma; por allí se introducen desde maldiciones hasta espíritus del mal o demonios, de allí la importancia de mantener esa puerta cerrada o tapada. Es la gracia quien tapa esa puerta y no permite que nada ni nadie entre (Rm. 8,31). Al perder la gracia, el hombre queda expuesto y vulnerable a todas estas inmundicias de las tinieblas.
El cristiano que padece estas facultades paranormales (premoniciones, videncias) debe hacer la renuncia, ofrecerlas a Dios, y sin duda Dios las utilizará para su Gloria. Por ejemplo: si tiene premoniciones continuas, al renunciar y dejar que Dios las «maneje», disminuyen en cantidad, y cuando aparece alguna debe orar para que no se produzca; el mismo Dios le está encomendando, con su oración, un carisma de intercesión. Así volverá ese cristiano a vivir en paz, pues el que padece estas facultades paranormales vive con temor y suele llegar a tener crisis de pánico, debido a que se «cumplen» estas vivencias anunciadas.

Esta zona es la que utilizan los parapsicólogos, los que hacen magia negra o blanca, maleficios, maldiciones, invocación de espíritus de muertos, adivinación, esoterismo, horóscopos, etc. Todas prácticas anticristianas censuradas por la Palabra (Dt 18).

Aquellos que tienen esta hendidura más abierta, tienen más afinidad por lo esotérico, ocultismo, yoga, energías cósmicas, etc., y aseguran creer en la reencarnación.

Todo está escrito; no inventamos nada; no puedo ser cristiano «a mi manera»: o soy cristiano o no soy cristiano; o sigo a Cristo o sigo a Satanás.

Siempre hay que preguntar al paciente para discernir: esto es muy común, que el cristiano crea en la reencarnación. Ese es el espacio por donde se cuela el enemigo bajo la forma que sea (especialmente las maldiciones, comenzando por la envidia), debido a que se trata de una falla grave en la fe.

Tenemos básicamente tres áreas: infrarracional, racional, suprarracional o espiritual; a través de ésta última nos ponemos en contacto con Dios; lo parapsicológico pertenece a lo infrarracional.

SUPRARRACIONAL O SOBRENATURAL RACIONAL
INFRARRACIONAL -LO PARAPSICOLOGICO)

Tengamos cuidado en no confundir lo más animal que tenemos (infrarracional: mundo de los instintos, lo parapsicológico) con lo espiritual, que es lo más elevado y pertenece a nuestra capacidad de abrirnos a Dios; abarca nuestra comunicación con el Creador.

¿Qué es el cristianismo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *